#Frontier: Del discípulo a la horca

Desde el cuarto capítulo hasta el final siempre parece que va a salir todo mal, cada personaje se manda una macana distinta muy heavy. Siempre se está al borde de ir todo a la mierda. Más de una vez la ruptura del “equilibrio” es por amor, o mejor dicho una forma de amor. Existen motivaciones sentimentales y emocionales de la mitad para adelante, se muestran sin ningún tapujo. No es que sea todo densidad y se pongan buques, las taras son evidentes y dan ganas de gritarle a la pantalla “¡Cómo puede ser que quieras hacer semejante pelotudez!”. Pero ojo, no son precisamente las chicas las que guardan ese tipo de motivaciones, no señor, los muchachos son sentimentales, emocionales y se ponen bastante rencorosos y pelotudos. En consecuencia, caminan más lento y ven enemigos en todas partes. Por su parte, las señoritas son de armas tomar, astutas y ambiciosas, excepto una Clenna, ella me hace acordar a la reina Selyse por lo molesta e insoportable. Si hay alguien que se llevaría bien con ella sin dudas sería el capitán Chesterfield, un tonto al que no le da, ni le dará, la nafta nunca jamás.

Algo para remarcar es que no hay grandes secretos, sólo pasa lo que pasa delante de nuestros ojos y nadie tiene un as en la manga. No hay grandes giros dramáticos, sólo sucesión de hechos.

Sobre el final en sí: tiene buenos momentos, pero dame algo más conclusivo en al menos una cosa, no me dejes con un gran “¡¿Qué?!”

No creo que haya sido tiempo perdido ver la serie, sino más bien aprovechar los tiempos muertos.

 

Puntaje final: 7 samiritos

 

PD: No garcha nadie.

Anuncios

#Frontier 102 “Little Brother War”

Las actuaciones siguen pareciéndome raras, ahora un poco menos que antes, pero entiendo que es porque “me acostumbré” y pongo más la mirada en la historia y los hechos.

Esta vez ¡Momoa revolea hachas! Tal y como lo hace en su Instagram. Hay sangre, hay quilombo. También aparecen datos nuevos, conexiones nuevas, algunas cosas que se dicen con miradas del pasado y quedan en suspenso para ser contadas, mostradas o resueltas en los próximos capítulos.

Respecto al comercio de pieles: todo es político.

Todavía no vi garchar a nadie, qué raro.

La serie mejoró en comparación con el capítulo anterior, empieza a ver movimiento y no parece tan caca como al principio.

Frontier – Pilot “ A Kingdom unto Itself” 

En 1670 el Rey Carlos II otorgó a la compañía de la Bahía de Hudson derechos exclusivos sobre una propiedad que había sido cuidada por nativos durante miles de años creando un dominante monopolio del comercio de pieles. A finales de 1700 compañías pequeñas compuestas por nativos, franceses, escoceses y estadounidenses comenzaron a minar el dominio de la compañía de la Bahía de Hudson, los años que siguieron marcaron una guerra por el control de la fortuna.

Para empezar, buscaba a Jason Momoa haciéndose el rudo y me lo dieron en los primeros minutos, bien. Aunque de alguna manera, no sé por qué, su actitud, actuación, representación no me convenció mucho ¿Acaso es raro ver  Khal Drogo hablar en una lengua no dothraki? En un principio sí, pero después te acostumbrás, sin embargo no pasa por ahí. Siento que Momoa hace de Momoa. Veremos qué onda Declan Harp.

Por otro lado, la actuación que más me gustó fue la de Alun Armstrong como Lord Benton, principal enemigo declarado de Harp, hasta ahora. Su personaje denota poder original. Las demás actuaciones me parecieron pretenciosas, vi personas intentando a sobremanera hacer de, y con la piel muy lisa para la época.

Sin embargo, debo decir que la idea de la serie me parece buena, me resulta interesante ver qué onda la disputa por el comercio de pieles entre diferentes naciones, así como también un nativo intentando tomar el toro por las astas para ganar dinero en lo que él considera su tierra. Además es cortita, nada más ni nada menos que seis capítulos de duración standar. La miraré desde esa perspectiva. Y si aparece Momoa haciendo la gran Khal bienvenido sea.

 

7 samiritos
(redondeando para arriba)