#Manspraiding o machitos despatarrados

Todas alguna vez en la vida, mayormente en el transporte público, lo vivimos.

Es muy incómodo darse cuenta que estás viajando con las piernas pegadas porque el machito que está sentado a tu lado tiene las piernas como si estuviera ofreciendo lo que tiene entre ellas ¿Con qué necesidad? Por favor.

Una de las tantas veces que me pasó, y me di cuenta, fue hace poco: Estaba durmiendo en el colectivo apoyada contra la ventana, por ende mis piernas cerradas y volcadas para ese mismo lado, cuando me despierto porque siento que algo me tocó la pierna, era otra pierna (valga la redundancia) la un machito que no se hacía el dormido y se despatarraba como si viajara sólo. Acto seguido, sin mediar palabra le cacheteé la rodilla para que se sentara como corresponde ¿Lo hizo? Sí, pero a los pocos minutos, cuando intenté volverme a dormir, las abrió de nuevo. Así que me incorporé sentándome fuerte en mi asiento y las volvió a cerrar, obviamente no pude volverme a dormir por la incomodidad de la situación.

Situaciones tan molestas como estas las mujeres hemos vivido miles y es sumamente incómodo. Es por esto que feministas de Madrid piden que los machitos cierren las piernas:

Pongan carteles en el Metro de Madrid y en los autobuses para que respeten nuestro espacio

Todos los medios de transporte llevan colocados unas pegatinas en las que se explica que hay que dejar sitio a las mujeres embarazadas, personas con carrito de bebé, mayores y gente con alguna discapacidad, pero hay algo en lo que no han caído y que nos afecta a todas prácticamente cada día que montamos en el transporte público: el manspreading.

El manspreading (algo así como “hombre espatarrado”) es la práctica de algunos hombres de sentarse con las piernas abiertas en el transporte público, ocupando el espacio de las demás. No es algo que ocurre de forma esporádica, si te fijas te darás cuenta de que es una práctica muy común. No es difícil ver a las mujeres con las piernas cerradas y muy incómodas porque hay un hombre a su lado que está invadiendo su espacio con las piernas.

 

En otros países del mundo ya se puso una solución frente a esto:

EEUU:

Fue el país donde comenzó a criticarse esta práctica y se hicieron varias campañas en el transporte público de sus principales ciudades para intentar corregir la postura de sus viajeros.

Turquía:

Un colectivo feminista lanzó una campaña en redes bajo diversos hashtag que buscaba concienciar del problema que existía en el transporte público.

Japón:

Se hizo una iniciativa que consistía en poner huellas en el suelo para saber dónde había que colocar los pies para no molestar a la persona que tenías al lado.

Vía Recuperando Memoria.

 

Espero que esta iniciativa llegue a la Argentina y los machitos empiecen a cerrar las piernas, después de todo no tienen las pelotas tan grandes.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s