Trump da más crédito a Assange que a sus servicios de inteligencia

Donald Trump ha vuelto a erosionar la confianza en los servicios de inteligencia que, como presidente de Estados Unidos, estarán bajo su mando en poco más de dos semanas. Además de poner en duda otra vez la capacidad de estas agencias que han acusado a Rusia de estar tras los ciberataques producidos durante las elecciones, el presidente electo dio este miércoles más credibilidad que a estos servicios a las afirmaciones de Julian Assange, fundador de la plataforma WikiLeaks que ha publicado los correos electrónicos más dañinos para la campaña demócrata y que niega que Moscú esté detrás de las filtraciones.

“Julian Assange dice que ‘un chaval de 14 años podría haber hackeado a Podesta’. ¿Por qué tuvo tan poco cuidado el Partido Demócrata? ¡Además dijo que los rusos no le dieron la información!”, tuiteó Trump —su método habitual de despachar asuntos de gobierno u opiniones en estas semanas previas a su asunción de la Casa Blanca— en la mañana del miércoles.

El presidente electo hacía referencia a la primera parte de una entrevista que la cadena conservadora Fox emitió la pasada noche con Assange, quien criticó duramente la falta de seguridad de los correos electrónicos del jefe de campaña de Hillary Clinton, John Podesta, que su plataforma publicó durante los últimos meses de campaña.

“Podesta reveló que su contraseña era la palabra ‘contraseña’. Su propio personal dijo que ese correo que habíamos recibido era legítimo. Así que esto es algo que… un chaval de 14 años podría haber pirateado a Podesta de esa forma”, dijo Assange durante la entrevista, realizada en la embajada ecuatoriana en Londres en la que se refugia desde hace cinco años. WikiLeaks publicó miles de correos electrónicos de Podesta, que fue víctima de un ciberataque que también sufrieron otros altos cargos y organismos del Partido Demócrata en los últimos meses de campaña. Las agencias de inteligencia estadounidenses han concluido que Moscú está detrás de estos ciberataques, algo que Assange ha negado y que Trump, que según las informaciones de inteligencia sería el más beneficiado de las informaciones filtradas, ha puesto en duda de forma reiterada en las últimas semanas.

Las críticas de Trump a las agencias de inteligencia comenzaron la noche del martes y continuaron la mañana del miércoles. Trump envió un tuit nocturno acusando a estos servicios de haber “retrasado” el encuentro que habían agendado con él para discutir, precisamente, sus conclusiones sobre la autoría rusa de los ciberataques que llevó al presidente Barack Obama a expulsar la semana pasada a 35 diplomáticos rusos del país.

“El briefing de ‘inteligencia’ sobre el llamado ‘hackeo ruso’ ha sido retrasado hasta el viernes, quizás necesiten más tiempo para construir su caso. ¡Muy extraño!”, tuiteó Trump, entrecomillando de forma explícita las palabras “inteligencia” y “hackeo ruso”.

Fuentes de inteligencia citadas por varios medios estadounidenses negaron este miércoles dicho retraso y afirmaron que el encuentro siempre había estado previsto para el final de esta semana, dado que en dicha reunión le presentarán al presidente electo el informe que han elaborado sobre los ciberataques achacados a Rusia, pero que antes tiene que recibir el todavía presidente, el demócrata Obama.

El pasado sábado, Trump, que en el pasado ha afirmado que esas acusaciones son “ridículas”, volvió a cuestionar los reportes de inteligencia y recordó que son las mismas agencias que afirmaron, falsamente, que el régimen de Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva, lo que llevó al “desastre” de la guerra de Irak. Además, aseguró que sabe “cosas que otros no conocen” acerca del caso y dijo que lo revelaría este martes o miércoles, algo que por el momento no ha sucedido, a menos que se refiriera a que tenía conocimiento previo de la entrevista de la conservadora Fox a Assange.

Se espera que los encargados de informar a Trump sobre la presunta responsabilidad rusa en los ciberataques sean los máximos responsables de la inteligencia estadounidense, entre ellos el director de Inteligencia Nacional, James Clapper, el de la CIA, John Brennan, el jefe del FBI, James Comey, y el responsable de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Mike Rogers.

En la entrevista con Fox, Assange desestimó el informe sobre Rusia, recordando que no hay pruebas concluyentes contra Moscú. “En lo más alto del informe, hay un aviso que dice: ‘no hay garantías de que esta información sea exacta’. No hay nada en ese informe que diga que se nos dio información. Nada”, sostuvo.

Según The Washington Post, Obama podría recibir ese informe el jueves, lo que permitiría que Trump tenga acceso a él un día más tarde. De acuerdo con el diario, las agencias estarían preparando una versión desclasificada que podrían hacer pública tan pronto como la semana que viene.

Preguntado sobre las constantes críticas de Trump a las agencias de inteligencia del país, el futuro vicepresidente, Mike Pence, defendió este miércoles, en una comparecencia ante la prensa en el Capitolio, el “sano escepticismo” del presidente electo ante “las conclusiones de la burocracia”.

Pero no todos comparten la visión de los futuros inquilinos de la Casa Blanca, ni siquiera entre las filas republicanas y, mucho menos, en el Gobierno de Obama.

El senador republicano Lindsey Graham, antiguo rival electoral de Trump y uno de sus mayores críticos, consideró “alarmante” que el presidente electo haga uso de Assange para justificar su escepticismo. El líder de WikiLeaks “no es amigo de América ni de la democracia” y “ningún estadounidense debería dejarse embaucar por él”, sostuvo.

Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca de Obama, Josh Earnest, recordó una vez más que la acusación contra Moscú procede de un análisis “unánime” de las 17 agencias de inteligencia estadounidenses, algo que no es habitual, subrayó, y consideró que Trump tiene que decidir “a quién creer”.

“La verdadera cuestión es, ¿a quién vas a creer?”, dijo en su rueda de prensa diaria. “De un lado, tienes a los rusos y a Assange, y del otro están las 17 agencias de inteligencia, ciberexpertos externos, demócratas en el Capitolio y también republicanos, y al menos un asesor de Trump (el exdirector de la CIA James Woolsey), que manifiestan su preocupación por la ciberactividad maliciosa de Rusia durante las elecciones”, recordó Earnest. Por ello, agregó, Trump “tendrá que decidir a quién cree, y la decisión que tome tendrá consecuencias a largo plazo en la forma en que decida dirigir el país”.

Trump da más crédito a Assange que a sus servicios de inteligencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s